Apostoloteca
 
 
INICIO - REGRESAR

Apostoloteca HORA SANTA VOCACIONAL POR EL SEMINARIO Preses para el día del seminario

HORA SANTA VOCACIONAL POR EL SEMINARIO.
PRIMERA PARTE
.

L.- En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
T.- Amén.
L.- Señor, ten piedad de nosotros.
T.- Señor, ten piedad de nosotros.
L.- Cristo, ten piedad de nosotros.
T.- Cristo, ten piedad de nosotros.
L.- Señor, ten piedad de nosotros.
T.- Señor, ten piedad de nosotros.
L.- Señor Jesús, amigo nuestro.
T.- Señor Jesús, amigo nuestro.
L.- ¡Señor Jesús, Rey nuestro!
T.- ¡Señor Jesús, Rey nuestro!
L- Señor, Jesús, creemos firmemente que estás presente en la Hostia Consagrada, eres nuestro Dios, nuestro hermano y amigo.
T.- Te adoramos y te bendecimos Señor nuestro.
L- Alabado seas Señor Jesucristo porque te has hecho hombre como nosotros.
T.- Bendito y alabado seas por siempre Señor.
L- Bendito y alabado seas porque nos has dejado ejemplo de pobreza al hacerte uno de los nuestros.
T.- Bendito y alabado seas por siempre Señor.
L- Glorificado seas porque nos has dejado a tu Madre bajo la advocación de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos como patrona de nuestra Diócesis.
T.- Bendito y alabado seas por siempre Señor.
L- Glorificado seas por siempre, Jesús, porque te has quedado entre nosotros como alimento de nuestra alma en la Eucaristía.
T.- Bendito y alabado seas por siempre Señor.

ORACION

Señor Jesús, así como llamaste un día a los primeros discípulos para hacerles pescadores de hombres, continúa también ahora haciendo resonar tu dulce invitación: ¡Ven y Sígueme!
Da a los jóvenes y a las jóvenes la gracia de responder prontamente a tu voz.
Da sostén en sus fatigas apostólicas a nuestros Obispos, sacerdotes, y personas consagradas.
Da la perseverancia a nuestros seminaristas y a todos los que están realizando un ideal de vida totalmente consagrada a tu servicio.
Suscita en nuestra comunidad el espíritu misionero.
Manda, Señor, obreros a tu mies, y no permitas que la humanidad se pierda por la falta de pastores, de misioneros, de personas entregadas a la causa del Evangelio.

CANTO: ALTÍSIMO SEÑOR.

SEGUNDA PARTE.

L:.. Hermanos, nos hemos reunido alrededor de nuestro Señor Sacramentado para que Él, que es el Pastor Universal de nosotros sus fieles y el Sumo y Eterno Sacerdote de la nueva alianza, conceda a nuestros seminaristas y sacerdotes elegidos suyos, la abundancia de su gracia.
T.- Padre Santo, Tú que has llamado de entre tu pueblo a hombres frágiles y pecadores para que sean ministros tuyos, concede a nuestros sacerdotes y seminaristas, la gracia de celebrar dignamente tus misterios, servir con fidelidad a tu Iglesia y gastar su vida en la salvación de sus hermanos.
L- Señor, Jesús Sacramentado, ante tú presencia viva, reconocemos agradecidos el gran don del sacerdocio concedido a tu pueblo por el sacramento del bautismo. Reconocemos que por tu sangre derramada en la cruz, nos has constituido pueblo sacerdotal y asamblea santa.
T.- También reconocemos, que has elegido y consagrado de entre nosotros a algunos hermanos mediante la imposición de las manos, para que participen de tu ministerio salvador.
L.- Te pedimos, Señor, sacerdotes.
T.- Que renueven en tu nombre, tu sacrificio redentor.
L.- Que preparen en tus hijos para recibilie en la sagrada comunión.
T.- Que fomenten la caridad en tu pueblo santo
L.- Que lo alimenten con tu palabra.
T.- Que lo fortifiquen con tus sacramentos.
L.- Dales, Señor, tu fuerza a los sacerdotes y seminaristas, para que consagrando su vida a ti y a la salvación de sus hermanos, se esfuercen por reproducir fielmente la imagen de tu Hijo Jesucristo y den en el mundo, un constante testimonio de fidelidad y de amor. T.- Oh Jesús, Pastor Supremo de la Iglesia, mira con bondad a estos fieles tuyos y santifica a nuestros sacerdotes y seminaristas para que sirvan a todos con amor, especialmente a los mas pobres, a los tristes, a los ancianos, a los enfermos y la los niI1os.

ORACION
Señor Jesús, Pastor Bueno de las almas, tú que conoces tus ovejas y sabes cómo llegar al corazón del hombre, abre la mente y el corazón de aquellos jóvenes que "buscan y esperan una palabra de verdad para su vida; hazles sentir que sólo en el misterio de tu Encarnación, se encuentra la plenitud de la luz.

Dales valor a aquellos que saben donde encontrar la verdad, pero que temen que tu llamada sea demasiado exigente. Sacude el alma de aquellos jóvenes que quieren seguirte, pero que no saben cómo vencer las dudas y los miedos, y acaban por escuchar otras voces y seguir otros caminos sin salida.

Tú que eres la Palabra del Padre, Palabra que crea y salva, Palabra que ilumina y sostiene los corazones, vence con tu Espíritu las residencias y dificultades de los espíritus indecisos; suscita en aquellos que tú llamas, el valor de dar una respuesta de amor y compromiso. Amén.

CANTO: VEN A VIVIR MI A VENTURA


TERCERA PARTE

L.- Que santifiques cada vez más a nuestros sacerdotes y seminaristas según su corazón.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que nuestros sacerdotes se consagren a predicar el Evangelio, a santificar y apacentar al pueblo de Dios y a celebrar el culto divino.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que trabajen nuestros sacerdotes y seminaristas de tal manera, que podamos reconocer en ellos a los verdaderos discípulos de Aquel que no vino a ser servido sino, a servir y a dar la vida por nosotros.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que los diáconos descubran el amor de Cristo a su Iglesia a través del servicio.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que cumplan con su misión de enseñar, comuniquen la Palabra de Dios y mediten la ley del Señor.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Sel1or.
L.- Que crean de corazón lo que leen, enseñen lo que creen y practiquen lo que enseñan.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que su doctrina sea verdadero alimento para el pueblo hambriento de Dios.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que estén en una constante renovación en su preparación buscando la eficacia y el servicio al pueblo de Dios.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que su vida sea un estímulo para los fieles, a fin de que, con su palabra y con su ejemplo vayan edificando la Iglesia de Dios.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que sean puros y castos en sus miradas, en sus pensamientos y en sus acciones y que siempre imiten el amor puro y sincero de Jesucristo a su Iglesia.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que guarden el celibato toda la vida por causa del reino, al servicio de Dios y de los hombres.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que los sacerdotes ofrezcan junto con Cristo en el altar presenten a Dios la ofrenda del pueblo santo.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que imiten a Jesucristo y configuren su vida con el ministerio de la cruz del Señor.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que valoricen el sacrificio, la abnegación y la pobreza a ejemplo de Cristo y de su Iglesia.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que los sacerdotes introduzcan a los hombres en el pueblo de Dios, perdonen los pecados en nombre de Cristo y de la Iglesia y lleven el alivio a los enfermos.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que los formadores desempeñen con verdadera caridad, llenos de alegría, el ministerio de Cristo Sacerdote, buscando solo el interés de Jesucristo.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que sean un signo y un estímulo de caridad pastoral y una fuente especial de fecundidad apostólica en el Seminario.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Para que cumplan la misión de Cristo, cabeza y pastor, se esfuercen, unidos al Obispo, en formar los pastores del futuro.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L- Por los sacerdotes que trabajan en los seminarios, para que siempre velen por la formación de sus alumnos y pongan al servicio de los demás los talentos que Dios les ha dado.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Por los padres espirituales del Seminario para que sigan siendo el instrumento del
Espíritu Santo en las personas que ellos dirigen.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L.- Que vivan los sacerdotes y seminaristas a ejemplo del Buen Pastor, que vino a salvar, y a buscar lo que se había perdido.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L- Para que sean hombres de Dios y maestros de oración.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L- Que amen el silencio y no descuiden su meditación.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor. .
L.- Para que se entreguen al Padre como víctimas obedientes hasta la muerte.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.
L- Que se consagren a Dios para la salvación de los hombres en todo tiempo y lugar.
T.-Hazlos apóstoles de tu Reino, Señor.


ORACIÓN

Oh Jesús, Pastor eterno de los fieles, que pusiste al frente de esta porción de tu pueblo amado a tus sacerdotes y has querido que se vayan preparando en el Seminario para configurarse a Ti, santifícalos, para que en tu nombre sean buenos pastores, sabios
maestros y santos sacerdotes. .
Tú que gobiernas a tu Iglesia con solicitud y amor, concede a quienes has elegido como ministros tuyos, ser fieles administradores de tus sacramentos, anunciar con bondad y valentía tu Evangelio y servir con amor y celo pastoral de tu pueblo. Te lo pedimos a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Arnén.

(Se guarda un momento de silencio para orar por un seminarista o sacerdote en especial).

CANTO: MI VOCACIÓN (EN EL MAR DE MIS IDEAS)

CUARTA PARTE

Coro 1.- Que los seminaristas se preparen para dar una respuesta VALIENTE al Señor. Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotal es.
Coro 1.- Que florezcan en su vida todas las virtudes.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que tengan amor sincero y solicitud por todos.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotal es.
Coro 1.- Que se formen en el espíritu de servicio.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que sean puros y lleven una vida de intimidad contigo.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que sean hombres de sagrario y devotos de tu Santa Madre, la Santísima Virgen María.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que tus mandamientos, Señor, guíen todas sus acciones.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que sean ebedientes y puros de corazón a ejemplo de San José
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdota1es.
Coro 1.- Que, alentados por el testimonio de su buena conciencia, perseveren firmes y constantes.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotal es.
Coro 1.- Que por su vida pobre y austera sean sensibles a los sufrimientos de su pueblo. Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotales.
Coro 1.- Que sean heraldos de Dios en el corazón del mundo, amando al hombre y su cultura.
Coro 2.- Danos muchas vocaciones sacerdotal es.
Coro 1.- Oremos por nuestro Santo Padre el Papa... y por nuestro Obispo...
Coro 2.- Consérvalos siempre en tu amor y santidad.

ORACION DEL P AP A JUAN PABLO II:
¡Señor Jesús! Pastor de nuestras almas, que continúas cuidando con tu mirada de amor a tantos y tantos jóvenes que viven en las dificultades del mundo de hoy, abre su mente para oír entre tantas y tantas voces que resuenan a su alrededor tu voz inconfundible, suave y potente, que también repite hoy: "Ven y Sígueme". Mueve el corazón de nuestra juventud a la generosidad y hazla sensible a las esperanzas de los hermanos que piden solidaridad y paz, verdad y amor. Orienta el corazón de los jóvenes hacia la radicalidad evangélica capaz de revelar al hombre moderno las inmensas riquezas de tu caridad. ¡Llámalos con bondad, para atraerlos a Ti! ¡Préndelos con tu dulzura para acogerlos a Ti! ¡Envíalos con tu verdad, para conservarlos en Ti! Amén.

CANTO: UN JOVEN SOY


PRECES PARA EL DIA DEL SEMINARIO
arriba


DIRIJAMOS NUESTRA SÚPLICA CONFIADA AL PADRE A TRAVÉS DEL BUEN PASTOR, DICIÉNDOLE:

R. / Danos, Señor, pastores según tu corazón.

* Para que no falten en tu Iglesia ministros que prediquen el Evangelio de la Vida. Oremos

* Para que escuchando a los heraldos del Evangelio, la humanidad, necesitada de reconciliación, de paz y de esperanza, se vuelva a Dios Padre de toda la familia humana. Oremos.

* Para que los que viven agobiados y desesperanzados encuentren en los sacerdotes el consuelo y el aliento del Buen Pastor. Oremos.
* Para que la próxima celebración de la Navidad llene de alegría a los formadores y seminaristas de nuestro Seminario Diocesano, los fortalezca en los momentos de desánimo y ponga en su corazón el deseo de ser santos dando su vida a favor de los demás. Oremos.

* ¡Para que nuestras comunidades, se conviertan en terreno fértil en donde broten las vocaciones sacerdotales. Oremos.

* Pidamos por quienes serán ordenados diáconos, para que el Señor les conceda vivir con fidelidad el ideal de vida al que tú los has llamado. Oremos.

CONCEDE A TU PUEBLO, SEÑOR, LA GRACIA DE VOL VERSE A TI DE TODO CORAZÓN, Y YA QUE HA PUESTO SU CONFIANZA EN TI, LLÉNALE DE NUEV AS SEMILLAS DE VIDA Y ESPERANZA. POR JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR.

Apostoloteca virtuál

Apostoloteca
webmaster@apostoloteca.org