Apostoloteca
 
 
INICIO - REGRESAR

Rosario Bíblico

El rosario es una devoción de los cristianos con la cual veneramos a la Madre de Nuestro Señor: “Madre de Dios y Madre Nuestra”. La Oración del Ave María es de inspiración bíblica y la segunda parte: “Santa María” es fruto del amor y de la  fe del pueblo de Dios. Rezar a María es pedir su intercesión de Madre, es llegar a Cristo a través del corazón que le dio carne y sangre, alimento que Jesús nos dejaría para darnos Vida Eterna: “Eucaristía, Cuerpo y Sangre del Señor”. Acudir a María tiene como fin llegar a Cristo, sin esta intención nuestro rezo queda truncado y un tanto vacío. Alabemos a María, nuestra Madre que nos lleva a Cristo.

Modo de Rezar

Primer Misterio

Lo que anunciaron los Profetas se cumple en María

Padre Nuestro....

1.- Gn 3,15. Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras tú tratarás de morder su talón.»

2.- Is 7,14. Pues bien, el Señor mismo les dará una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

3.- Is 54,5. Porque tu esposo es tu Creador, Señor Todo Poderoso es su nombre; tu redentor es el Santo de Israel, se llama Dios de toda la tierra.

4.- Is 60,4. Alza los ojos en torno y mira: todos se reúnen y vienen a ti. Tus hijos vienen de lejos, y tus hijas son llevadas en brazos.

5.- Lc 1,26-27. Al sexto mes, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

6.- Lc 1,28-29 Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.

7.- Lc 1,30. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios».

8.- Lc 1,31. «Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús».

9.- Lc 1,32. «El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre».

10.- Lc 1,33. Reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin».

Segundo Misterio

María siempre dispuesta a la voluntad de Dios

Padre Nuestro...

1.- Lc 1,34. María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»

2.- Lc 1,35. El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios».

3.- Lc 1,36-37. «Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.»

4.- Lc 1,38. Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel dejándola se fue

5.- Lc 1,39. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá.

6.- Lc 1,40. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

7.- Lc 1,41-42a. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo...

8.- Lc 1,42. ... Y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno».

9.- Lc 1,43-44.  «¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno».

10.- Lc 1,45. «¡Dichosa tu que has creído Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá»

Tercer Misterio

María proclama la Grandeza de Dios

Padre Nuestro

1.- Lc 1,46-47. Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador.

2.- Lc 1,48. Porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

3.- Lc 1,49. Porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre...

4.- Lc 1,50. ... Y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.

5.- Lc 1,51. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.

6.- Lc 1,52. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.

7.- Lc 1,53. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.

8.- Lc 1,54. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia...

9.- Lc 1,55. - ... Como había anunciado a nuestros padres, en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.»

10.- Lc 1,56. María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

Cuarto Misterio

María Madre de Jesús

Padre Nuestro...

1.- Cfr. Lc 2,4.5 Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, para inscribirse con María, su esposa, que estaba en cinta.

2.- Lc 2,6-7. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.

3.- Cfr. Lc 2,8-16 Un Ángel se les apareció a los pastores y les anunció el nacimiento de Jesús, ellos fueron de prisa y encontraron a María, a José y al niño acostado en un pesebre.

4.- Cfr. Lc 2, 22-33. Cuando fueron a presentar el niño al templo, Simeón, hombre justo que esperaba al Mesías prometido por Dios, movido por el Espíritu profetizó el destino del Salvador. Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él.

5.- Lc 2,34. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción...

6.- Lc 2,35....¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!, a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»

7.- Cfr Lc 2, 42-47. Cuando el niño cumplió 12 años, subieron a Jerusalén a la fiesta de pascua. Al regreso, Jesús se quedó sin darse cuenta sus padres. Al no encontrarlo volvieron a Jerusalén para buscarlo.

8.- Lc 2,48. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.»

9.- Lc 2,49. Él les contestó: ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?

10.- Lc 2,51. Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón.

Quinto Misterio

María en la vida de Jesús y de la Iglesia

Padre Nuestro...

1.- Jn 2,1-2. Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.

2.- Jn 2,3. Se les acabó el vino, y entonces la madre de Jesús le dijo: «No tienen vino.»

3.- Jn 2,4-5. Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.»

4.- Mt 12,46-47. Todavía estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con él. Alguien le dijo: «¡Oye! ahí fuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte.»

5.- Mt 12,48. Pero él respondió al que se lo decía: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? El que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

6.- Jn 19,25. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.

7.- Jn 19,26-27. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.

8.- Ap 12,1. Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

9.- Ap 12,5. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

10. Ap 12,6. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada.

http://www.ziplink.net/cgi-bin/cgiwrap/kerygma/b.pl

 


Apostoloteca
webmaster@apostoloteca.org