Apostoloteca
 
 
INICIO - REGRESAR

PASION Y MUERTE DE CRISTOViacrucis adaptada para escenificación.

PASION Y MUERTE DE CRISTO

(En una sala sencilla, se encuentra todo preparado para la cena de Jesús. Martha y María Magdalena se dan prisa para esperar a Jesús y a sus discípulos; afuera, los judíos, se dan prisa para comprar los borregos para la Pascua)

-CRONISTA.- La víspera de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo a su Padre y habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta dar la vida por ellos. Al llegar a Jerusalén los discípulos le preguntan:

-MATEO Y ANDRES.- «¿ Dónde quieres que vayamos a preparar la cena para celebrar la Pascua?

-JESUS.- «Vayan a la ciudad, encontraran a un hombre que lleva un cántaro con agua, síganlo y donde entre pregunten si ya está preparada la sala para el Maestro»

 

(Los apóstoles marchan a donde les ha indicado Jesús y dicen:

-APOSTOLES: «El Maestro dice: ¿ dónde está la sala donde comerá la Pascua el Maestro con sus discípulos?

-ELIUD: «Pasen y vean, todo está preparado, ¿ no es así Martha ?»

-MARTHA: «Sí Eliud, todo está preparado»

-MARIA: «Martha, Martha, date prisa que no tarda el Maestro»

-MARTHA: «Si María, sólo me falta preparar un ramo de flores para mi Señor»

-MARIA: «Mira, ya se acercan. Tráeme tres copas y sirve los panes»

-MARTHA: «¿ El cordero está bien cocido ?»

-MARIA: «Sí, sí»

 

(Se acercan Jesús y los discípulos cantando)

 

JESUS CRISTO JESUS CRISTO

JESUS CRISTO YO ESTOY AQUI (2)

-Miro al cielo y veo

una nube blanca que va pasando

miro la tierra y veo

una multitud que está caminando.

Como esa nube blanca

la gente no sabe a donde va

¿quién les podrá decir

el camino cierto es nuestro Señor?

-Toda esa multitud

en el pecho lleva el amor y paz

y a pesar de todo

la esperanza aumenta más.

Viendo la flor que nace

en el suelo de aquel que tiene amor

miro al cielo y siento

aumentar la fe en mi salvador.

-MARTHA: Maestro, la cena está servida, cuando gustes empezar, yo estaré afuera por si me necesitaras.

-JESUS: Gracias mujer, que la paz esté contigo.

-MARTHA: Así lo espero....... (se retiran)

+JESUS: (mirando a sus discípulos....) He esperado con gran deseo el comer esta Pascua con ustedes antes de mi Pasión, porque ya no comeré hasta que venga su cumplimiento en el cielo.

 

(Jesús y los apóstoles cantan con las manos en alto....)

+JESUS: Subamos al altar que el sacrificio ya va a empezar, subamos al altar que nos espera el Rey celestial.

-APOSTOLES: SUBAMOS, SUBAMOS ALEGRES EN LA HERMANDAD,QUE DIOS NOS INVITA A SU BANQUETE DE AMISTAD.

=CRONISTA: Los apóstoles comenzaron a discutir sobre quién sería el más importante en el Reino de los Cielos. Jesús intervino para decirles quién es el más importante en el cielo............

+JESUS: Por qué preguntan sobre el más importante; los reyes de las naciones se portan como si fueran dueños de ellas, y los que las gobiernan dicen que les hacen mucho bien. Entre ustedes, que no sea así, antes, el que tenga un cargo importante o sea el mayor pórtese como el que sirve, porque ¿quién es el mayor?, ¿el que sirve o el que está en la mesa?.... Yo he estado entre ustedes como el que sirve.

=CRONISTA: Los apóstoles no comprendieron la enseñanza, pues seguían discutiendo y Jesús quiso ilustrarlos con un ejemplo...........

+JESUS: María, tráeme agua, jabón y toalla. (A continuación les lava los pies a los apóstoles.....)

-UN APOSTOL: ¿Qué pretende hacer ahora?

-OTRO APOSTOL: Tal vez se le olvidó lavarse antes de entrar a comer.

-JUDAS: Tal vez debió entrar en casa de pecadores.

 

(Lava los pies, y al llegar con Pedro........)

-PEDRO: !Señor!..... ¿Tú lavarme los pies a mí?

+JESUS: Lo que yo hago ahora, tú no lo comprendes, pero después entenderás.

-PEDRO: A mi no me lavarás los pies jamás.

+JESUS: Si no te lavo los pies, no tendrás parte conmigo.

-PEDRO: Señor, si es así, no sólo me lavas los pies, sino también las manos y la cabeza.

+JESUS: El que se ha bañado, sólo ocupa de lavarse los pies, pues está limpio de todo, y ustedes están limpios, aunque no todos.

 

(al terminar de lavarles los pies, sigue caminando....)

+JESUS: ¿Han entendido porqué les he lavado los pies?.... ustedes dicen que soy su Maestro he lavado sus pies, también entre ustedes deben lavárselos unos a otros. Les doy ejemplo para que lo sigan, y si lo ponen en práctica serán felices; les he dado ejemplo de que tienen que servir. Y en verdad les digo: «Quien reciba al que yo envio, es a mi al que recibe, y el que me recibe a mi, recibe al que me envió.....(breve pausa)..... En verdad les digo que uno de ustedes me va a traicionar. (se ponen a cenar)

 

(Los apóstoles se preguntan sobre quién será el que lo entregará)

-UN APOSTOL: ¿Traición?

-OTRO APOSTOL: ¿Uno de nosotros?

-PEDRO: (dirigiéndose a Juan.....) Juan, preguntándole quién es.

-JUAN: Maestro......¿quién es?

+JESUS: Aquel al que yo dé de mi copa, ése es. (moja un pedazo de

pan y se lo da a Judas)

-JUDAS: Maestro, ¿soy yo?

+JESUS: Tú lo has dicho, Judas..... lo que has de hacer, hazlo pronto.

 

(los apóstoles siguieron discutiendo porque no entendieron)

=CRONISTA: Los apóstoles siguieron discutiendo y no comprendieron, antes, pensaban que lo mandó a dar limosna o a traer algo para la cena, pues Judas era el encargado del dinero. Como era la noche de Pascua, todas las familias tenían fiesta, la cena familiar; y para esto, se reunió Jesús con sus apóstoles. Cuando iban a empezar a cenar, Jesús tomó un pedazo de pan, lo bendijo y se los dio a sus discípulos diciendo......

+JESUS: Tomen y coman todos de él, porque esto es mi cuerpo que será entregado por ustedes para el perdón de los pecados.

 

(Jesús lo reparte llamando por su nombre a cada uno)

=CRONISTA: Tomó después una copa de vino mezclada con agua, la bendijo y se la dio a sus discípulos diciendo...........

+JESUS: Tomen y beban todos de él porque este es el Cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por ustedes para el perdón de sus pecados. Hagan esto en recuerdo mío.

 

(todos toman el pan y el vino, y siguen cenando y platicando)

+JESUS: Amigos míos, muy poco tiempo estaré ya con ustedes, ustedes me buscarán, pero no pueden ir a donde yo voy. Solo les mando que se amen unos a otros como yo les he amado, y en esto conocerán las gentes que son mis discípulos, en que se aman como buenos hermanos.

-PEDRO: ¿A dónde vas?

+JESUS: A donde yo voy ahora, tú no puedes ir, pero irás después.

-PEDRO: ¿Por qué no puedo seguirte ahora? yo estoy dispuesto a dar mi vida por ti.

+JESUS: ¿Tú, dar tu vida por mí?..... te aseguro de que antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces.....(pausa, y siguen platicando y comiendo) Que no se ponga triste su corazón, ¿creen en Dios?.... crean también en mí. En la casa de mi Padre, hay muchos lugares, y yo voy a prepararles uno. Volveré a buscarlos para que estén a donde yo esté; para ir a donde yo voy, ustedes ya saben el camino.-TOMAS: Señor, no sabemos a donde vas, menos vamos a saber el camino.

+JESUS: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre, si no es por mí; si me conocen a mi, conocen también al Padre.

-FELIPE: Señor, muéstranos al Padre y éso nos basta.

+JESUS: Felipe, ¿todavía no me conoces?.......... el que me ha visto a mí, ha visto al Padre, cómo es que dices muéstranos al Padre?....¿no crees que estoy en el Padre y el Padre está en mí?.... el que me conoce y guarda mis mandamientos, ése de verdad me ama......(Se hace una breve pausa) Yo soy como un árbol de uvas, en donde ustedes son las ramas y Dios es el labrador, el que permanece en mí produce muchos frutos, porque sin mí nada pueden hacer..... si me aman, guarden mis mandamientos y yo les mandaré el Espíritu Santo, que es la verdad completa, y El estará siempre con ustedes. Levántense, vámonos........(todos se ponen en pie), y Jesús, levantando los ojos al cielo dice:.....»Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te honre a Tí pues Tú has dado vida eterna a los que han creído en Tí y en Mí. ......»te he honrado aquí en el mundo, y ya he cumplido con lo que mandaste hacer; Padre, cuida con tu poder a los que han creído en mí, para que se mantengan unidos. Cuando yo he estado con ellos, yo los he cuidado, pero ahora voy a T....... no te pido que los saques del mundo, sino que los guardes del mal. También te ruego por los que van a creer en mí, por el mensaje que estos llevarán. Y te pido, que todos estén siempre unidos, para que la gente crea que me enviaste....... Padre, tú me los diste y quiero que estén donde yo estoy, para que vean la Gloria que Tú me has dado desde el principio del mundo...»

 

(se despide con un abrazo..........)

+JESUS: La paz esté contigo..........(va diciendo el nombre de cada uno) (los apóstoles, mientras se retiran, van cantando.......)

-APOSTOLES: UN MANDAMIENTO NUEVO, UN MANDAMIENTO NUEVOS NOS DA EL SEÑOR: QUE NOS AMEMOS TODOS COMO EL NOS AMO.

 

ACTO SEGUNDO

(En una sala muy elegante, están reunidos los sumos sacerdotes que conspiran contra Jesús).....Música..........

-CAIFAS: Estimados amigos, qué será bueno hacer con ese hombre, que se dice el Cristo o Hijo de Dios?, va multiplicando sus milagros y, si lo dejamos que siga predicando todos lo seguirán y provocará que los romanos vengan a destruirnos y a destruir nuestro Templo.

-ANAS: Así es, y conviene que nos demos cuenta de la difícil situación en que estamos por la predicación de ese revoltoso que, como ya dijo mi yerno el sumo sacerdote Caifás, se hace llamar el Cristo.

-CAIFAS: Nos conviene que muera un solo hombre por el pueblo, y no que perezca el pueblo entero. Por eso, tenemos que buscar la forma de condenarlo a muerte.

-ANAS: Teniendo en cuenta que ya es mucha la gente que lo sigue y cree en El, es necesario pedir su muerte al gobernador, pero no en los días de la fiesta, para que la gente no se alborote y se nos eche encima.

-NEFTALI: Yo pienso que ocupamos razones fuertes para poder darle muerte. Además, hay que buscar testigos de que lo vieron hacer algo en contra de nuestra escritura.

-MACARIO: Pues si gustan, yo seré testigo, pues he visto que públicamente ha dicho: « que El es el Hijo de Dios, que El es dueño del sábado y por eso no respeta nuestro gran día» Al contrario, es en este día cuando se le ocurre hacer sus milagros, para confundir más a la gente.

-NEFTALI: También ha dicho que destruyamos el Templo y que El en tres días lo reconstruye. ¿Creen ustedes, que un solo hombre haga en tres días lo que costó hacer en setenta años a nuestros antepasados?

-RUBEN: También lo han visto formando orgías en los Olivos con los que dicen ser sus amigos. !Todas las noches van!, la mujer de ¡Error!Marcador no definido.Manasés me lo platicó.

-MACARIO: Además, se da la importancia de perdonar los pecados, eso sólo puede hacerlo Dios. Perdona los pecados a la gente más baja y despreciada por la Ley. Pero lo peor de todo es que lo hace en sábado, diciendo que tiene el poder de Dios, pero sabemos que eso no puede ser, porque Dios respeta el sábado.

-NICODEMO: Yo pienso que ese hombre es un profeta o tal vez el Mesías, pues lo que hace y dice parece venir de Dios, porque lo hace como quien tiene autoridad.

-RUBEN: Pero el Cristo no puede nacer en Galilea, pues la Escritura dice que nacerá de la descendencia de David, y que nacerá en Belén.

 

(Entran los soldados)

-CAIFAS: ¿Qué pasa con ustedes, por qué no lo han traído, acaso no lo vieron?

-SOLDADO 1: Es que ese hombre habla como nadie lo ha hecho hasta hoy.

-SOLDADO 2: Hasta parece un profeta.

-CAIFAS: Conque también ustedes se han dejado engañar de esa perversa doctrina que ese hombre anda predicando?......¿acaso han visto que nosotros creamos en El? Pero esos que lo siguen no conocen la Escritura y son unos pobres tarados.

RUBEN: ¿Qué no se han dado cuenta que ese hombre ha ido alborotando la gente por todos lados, desde Galilea hasta Jerusalén, y ya se nos han ido retirando?

-CAIFAS: Salgan de inmediato, ya se les dirá cuando deberán traerlo, y cuidado con volver a fallar.

-NICODEMO: Señores, pregunto si nuestra Ley permite condenar a alguien sin antes haberlo escuchado y saber de que se le condena?

-JOSE: Yo también pregunto si estamos actuando bien creo que nos estamos desviando de nuestra ley.

-ANAS: !Ah!..... También tú eres galileo..... estudia mejor las escrituras y verás que de Galilea no salen los profetas.

 

(todos fuman)

-CAIFAS: Mujer más vino.

-SIRVIENTA: Rebeca, sirve a los sacerdotes.

-CAIFAS: Señores, estoy convencido de que ese revoltoso tiene que morir. Como es de costumbre, vendrá a la fiesta de Pascua, y les propongo que demos órdenes de tomarlo preso y condenarlo a que muera en una cruz como los ladrones. Y, en caso de que llegue antes de la fiesta lo condenamos de la forma más rápida para que no interrumpa nuestras ceremonias, además, así el pueblo no se nos alborotará.

-TODOS: De acuerdo, que se haga como tú dices.

 

(todos brindan y se muestran muy contentos y muy de acuerdo en el momento que entra Judas..... Todos lo miran extrañados)

-JUDAS: Buenas noches, respetables sacerdotes......(todos contestan)...... me he dado cuenta que ustedes andan buscando a Jesús de Nazaret, pero a pesar de todo no han podido agarrarlo. Pues ahora es su oportunidad, yo sé donde lo encuentran.

-RUBEN: Habla, habla, es preciso saber dónde se encuentra ese impostor, te aseguramos que serás bien pagado.

-NEFTALI: Por fin, uno de sus mismos amigos está de nuestra parte. Que se tome una copa, creo que eso le ayudará a quitar los nervios, ¿verdad Judas?

-JUDAS: (Voltea para todos lados, cuidando que nadie lo vea)... pues si gustan, vamos haciendo el trato, para eso he venido.

-ANAS: !Claro!, ¿tú qué crees?, de aquí no sales sin haber convenido con nosotros.

-JUDAS: ¿Cuánto me dan por El?, espero que sean generosos, porque El vale oro, oro, oro.

-CAIFAS: Ja, ja, ja, !vale oro el galileo, según su amigo!

-RUBEN: Pero lo traicionarás.

-JUDAS: Calla, no..... no hables de eso y respóndeme ¿cuánto me van a dar?

-ANAS: ¿Cuánto le damos querido yerno?

-CAIFAS: !Ya lo tengo!, !treinta monedas!, treinta preciosas monedas de oro. Muy buenas para que compres una túnica, ¿no es así, amigos?

-TODOS: Si, claro, muy buen dinero.

-JUDAS: Pero señores, tanto dinero que roban al Templo por los sacrificios que obligan a la gente a hacer, y sólo treinta monedas me pagan por mi Maestro?

-CAIFAS: Eso no te importa, di si aceptas o no.

-JUDAS: Qué más queda, tengo que aceptar. Pero díganme ¿cómo le hacemos para entregárselos?

-CAIFAS: Nosotros mandaremos a unos guardias y tú les dirás quién es, conviene que les des alguna señal..... antes de que te retires, brindemos.

-JUDAS: Soldados, vámonos y recuerden, aquel al que yo bese, ese es, para que de inmediato lo agarren.

 

TERCER ACTO.

-CRONISTA: Después de la cena se fue Jesús con sus discípulos al huerto de Jetsemaní, o de los Olivos, a hacer oración y preparar así su muerte.

+JESUS: (Al llegar al huerto, dice a sus discípulos.....) Siéntense aquí, mientras yo hago oración, oren conmigo para que no caigan en tentación.

=CRONISTA: Los discípulos estaban muy cargados de sueño, y además, tristes por lo que pasaría con su Maestro, y se durmieron, pero Jesús......

+JESUS: «Padre, si quieres aparta de mí este cáliz de sufrimiento que me espera, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya»......(sigue orando un rato con sus ojos puestos en el cielo. Va a donde los apóstoles, y los encuentra durmiendo.....) ¿cómo pueden estar durmiendo? !levántense y oren para que no les vengan las pruebas!

-PEDRO: Sí, Señor.

+JESUS: «Padre, si es posible, aparta de mí este cáliz de amargura, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya»... (vuelve con sus discípulos.....) ¿acaso no han podido velar conmigo? !no duerman!, el espíritu está pronto, pero la carne es débil.

-DISCIPULOS: Perdón Señor, el sueño nos domina.

+JESUS: .....(en ese momento se acerca un ángel para consolarlo y limpiarle el sudor..........)»Padre, todo es posible para ti, si quieres aparta de mí este sufrimiento, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya»..... (se escucha el tropel, y Jesús va hacia sus apostoles)......Pedro, Santiago, Juan, levántense, la hora ha llegado, ahí viene ya el traidor.

-JUDAS: Buenas noches, Maestro..... (lo besa)

+JESUS: Amigo, ¿a qué has venido, con un beso entregas al hijo del hombre?.... (dirigiéndose a los soldados)..... Y ustedes, ¿a quién buscan?

-SOLDADO 1: A Jesús nazareno.

+JESUS: Yo soy...... (retroceden los soldados)...... he preguntado, ¿a quién buscan?

+JESUS: Ya les he dicho que yo soy. ¿Qué soy un ladrón, para que vengan a agarrarme con espadas y palos? Yo siempre estaba con ustedes en el Templo y otros lugares y nunca me detuvieron, pero ahora que domina el mal, les toca su turno.

-PEDRO: .... (saca la espada y hiere a uno de los guardias).....

+JESUS: No peleen, guarden su espada en su lugar; si me han de tomar !háganlo! pero dejen libres a estos..... (dice, dirigiéndose a los soldados....)

 

CUARTO ACTO

( En el palacio de los Sumos Sacerdotes, esperan ansiosamente a Jesús para hacerle juicio...... Pedro viene atrás de los guardias....)

-SIRVIENTA: A mí se me hace que tú también eres de los discípulos de ese hombre.

-PEDRO: No, mujer. No lo soy.

-SIRVIENTA: !Hummm...! a mí no me engañas, tu voz te delata.

-PEDRO: No lo soy

-CAIFAS: Bienvenido a mi presencia, ¿de dónde eres? ¿cuál es la doctrina que oigo que vienes predicando por toda Judea y Galilea?

-ANAS: Oye tú, Jesús de Nazaret, dinos si tú eres el Cristo, el salvador que esperamos.

+JESUS: Si les digo, no me lo creerán; y si les pregunto algo, no me saben contestar. Pero sí les aseguro que de hoy en adelante me verán a la derecha de Dios y venir sobre las nubes.

-ANAS: Nosotros queremos saber con qué autoridad andas predicando y enseñando por todos lados.

+JESUS: Si deveras conocieras mis obras y lo que enseño, sabrían de parte de quién las hago.

-CAIFAS: Nosotros como autoridad del pueblo y como representantes de Dios, tenemos que cumplir y hacer cumplir la ley; y tú has quebrantado nuestra ley, tenemos gente que atestigua contra ti. !soldados!, traigan los testigos contra este revoltoso.... (los soldados van por los testigos, mientras tanto, brindan los sacerdotes)....

-NEFTALI: Le hemos oído decir que destruyamos el templo de Dios, en el cual, se tardaron setenta años nuestros antepasados, y que él lo reconstruye en tres días.

-MACARIO: También, lo hemos visto curar en sábado, y ni él ni sus discípulos respetan este día dedicado a Dios.

-CAIFAS: ¿Qué es esto que dicen de ti?, ¿no contestas nada?

-NEFTALI: Muy ilustres sacerdotes y doctores de la ley, también hemos visto que perdona a los pecadores, y se junta con los más pecadores que hay en nuestro pueblo. Creo que el perdonar los pecados, sólo Dios puede hacerlo.

-RUBEN: Yo lo he visto que se reúne con los amigos a tomar, fingiendo que es para hacer oración. Además, en la casa de Simón el leproso, una mujer lo besó, y en vez de correrla, le dijo: «tus pecados te son perdonados.

-NICODEMO: !Tengan cuidado! no sea que estén atestiguando en falso, a mí, me parece que el pueblo lo sigue porque les hace el bien, de otra manera, ¿cómo podrían quedarse hasta sin comer por escuchar su palabra?

-NEFTALI: !Tú cállate!, lo siguen porque son pecadores, y él es un pecador porque no respeta la ley; en cambio, nosotros somos la gente más respetable del pueblo, somos los que conocen la Ley.

-ANAS: Muy bien Neftalí, tú si que sabes entender, porque ese estúpido de Nicodemo, a pesar de su edad, no conoce la ley.

-CAIFAS: Dinos, ¿qué clase de gente es la que has alborotado y es la que ha creído en tu doctrina?, además, ¿qué es lo que predicas?

+JESUS: Yo siempre he hablado directamente al mundo, he hablado en el Templo y en los lugares donde se reúne la gente; nunca ha dicho nada en secreto, ¿por qué me preguntas a mí?, pregúntales a los que me han escuchado, ellos saben lo que les he enseñado, en cambio, ustedes sólo estan en el Templo para explotar al pobre y exigir buenas ganancias por el culto que hacen y las ceremonias que realizan.

-SOLDADO 1: ¿Esta es la manera de contestarle a un sumo sacerdote?

+JESUS: Si he hablado mal, muéstrame en qué. Pero si he hablado con la verdad, entonces ¿por qué me pegas?

-CAIFAS: Silencio, tomemos una copa. Mujer, sirve a los sacerdotes. Basta de palabrerías, yo te ordeno de parte del verdadero Dios vivo que había de venir...... nos digas: si tú eres el Cristo, el Dios vivo que había de venir.

+JESUS: Así es, tal como lo acabas de decir, y yo les digo que de hoy en adelante me verán venir sobre la nubes.... (Caifás se rompe las vestiduras y grita desesperado)

-CAIFAS: !Ha blasfemado!, ¿para qué ocupamos más testigos?, ustedes han oído que ha ofendido a Dios, ¿qué les parece?

-TODOS: !Reo es de muerte, que sea crucificado!

-SIRVIENTA: Señores, este hombre también es de los seguidores de Jesús.

-PEDRO: No mujer, no se de que hablan.

-SOLDADO 2: Es bien claro que tú también eres de sus apostoles, además, eres galileo, yo te vi con él en los Olivos.

-PEDRO: Les juro por Dios Todopoderoso que yo no conozco a ese hombre..... (en ese momento, cantó el gallo; Jesús miró a Pedro y, este, sale llorando......)

-PEDRO: Señor, te he negado.

-CAIFAS: Mañana muy temprano nos daremos prisa para alborotar la gente y presentar al reo ante el gobernador.

 

ACTO QUINTO

=CRONISTA: Muy temprano, los escribas y fariseos alborotaron al pueblo y llevaron a Jesús desde la cárcel hasta el palacio de Pilatos.

-TARCISIO: Betzabé, muy buenos días

-BETZABE: Tarcisio, ¿qué se te ofrece?

-TARCISIO: ¿Se encuentra el gobernador?

-BETZABE: Está en su alcoba.

-TARCISIO: Dile que necesito hablar con él.

-BETZABE: Espera un poco.

-TARCISIO: Gracias, !qué guapa eres!

-BETZABE: El gobernador te espera en su sala.

-TARCISIO: Gracias de nuevo.

-PILATOS: !Tarcisio!, ¿qué asuntos te han traído por aquí?

-TARCISIO: Vengo de parte de los sumos sacerdotes y de los escribas, a traerte este regalo y esta misiva....

-PILATOS: Veamos de que se trata, pero toma asiento.... (lee el recado)..... !Ah! conque esos zorros de Anás y Caifás conspiran contra el nazareno. Y dime, ¿tú qué sabes de ese hombre?

-TARCISIO: Se trata de Jesús de Nazaret, un hombre pobre y humilde, cariñoso con los pobres y enfermos y que se ha ganado a las multitudes. Pero eso ha suscitado envidias entre los sacerdotes del Templo.

-PILATOS: Sí, ya sé, es el hombre que predica una doctrina nueva.

-TARCISIO: Sí, es la religión del amor. Escucha, se oye el tropel, parece que traen al reo.

-PILATOS: Ordénales que se esperen, yo saldré de inmediato.

-TODOS:....(gritando)....!Que salga el gobernador!

-CAIFAS: Neftalí, dile a Betzabé que llame al gobernador.

NEFTALI: Betzabe dile al Gobernador que necesitamos hablar con él

-BETZABE: Sí, ya está enterado.

-TARCISIO:...(toca la trompeta).... Silencio, silencio, el gobernador saldrá en un momento, abran paso para que pase la guardia pretorial.... (empiezan a sonar los tambores, y los soldados con paso marcial llegan ente el palacio; todos siguen gritando, y Pilatos sale al balcón del palacio)....

-PILATOS: ¿Qué acusación traen contra este hombre?

-CAIFAS: Si este no fuera un malhechor, no te hubiéramos traído.

-PILATOS: Si son asuntos religiosos, júzguenlo allá ustedes.

-TODOS: Nuestra Ley nos prohíbe juzgarlo.

-PILATOS: Háganlo pasar al tribunal..... (baja Pilatos del balcón).... ¿eres tú el Rey de los judíos?

+JESUS: ¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?

+JESUS: ¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?

-PILATOS: ¿Qué acaso yo soy judío?, tú pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí, dime, ¿qué mal has hecho?

+JESUS: Mi reino no es de este mundo, si fuera Rey como los de este mundo mis servidores habrían luchado porque no cayera en manos de los judíos, pero mi reino no es de acá.

-PILATOS: Entonces, ¿tú eres rey?

+JESUS: Así es, como tú lo has dicho, para esto nací, para esto vine al mundo: para decir la verdad. Todo hombre está de parte de la verdad escucha mi voz.

-PILATOS: ¿La verdad?, ¿qué es la verdad?..... (se mete desconcertado, sale su esposa).......

-PROCULA: Betzabé, Betzabé, ¿dónde está Poncio?

-BETZABE: Está en su recamara, ahorita la llamo.

-PROCULA: Dile que me urge hablar con él.

-PILATOS: ...... (sale molesto)..... Prócula, dime que quieres.

-PROCULA: Poncio, Poncio, quiero hablarte.

-PONCIO: ¿Hablarme? a mis pies deberías estar adorándome

-PROCULA: ¿Adorarte yo? ja, ja, ja, toda una descendiente del César Augusto adorando a un pobre siervo del Emperador? éso nunca.

-PILATOS: Habla pronto, mujer, que me desesperas

-PROCULA:...... (con lástima)...... Te pido que no te metas con ese hombre, porque he soñado a causa de él, y se que es justo. Por favor, te lo pido, no te metas con él.

-PILATOS: !Cómo!, ¿tú también le conoces?, ¿cómo voy a creer que tú siendo romana, te intereses por ese judío? Ahora dime, ¿desde cuándo le conoces?

-PROCULA: No le conozco, pero si le conociera, sería la mujer más feliz del mundo.

-PILATOS: No cabe duda que estos judíos tienen suerte; si tú siendo romana has creído, en él ¿qué se espera de los que han visto sus maravillas?.......(todos siguen gritando).....

-TODOS: ¿Qué pasa?, ¿por qué no lo condenas?

-PILATOS: !Silencio!, me han traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero ya lo he interrogado en presencia de ustedes, y no encuentro ningún delito de lo que ustedes lo acusan. Así que lo castigaré y lo dejaré libre.

-TODOS: Si lo dejas libre no eres amigo del César. (lo manda azotar)...... y los soldados se burlan, tejen una corona de espinas y se la ponen en la cabeza con una caña en la mano.

-SOLDADO 1: !Viva el Rey, ahora que haga sus milagros!

-PILATOS: !He aquí al hombre!, aquí está su Rey.

-CAIFAS: Quita, quita, nosotros no tenemos más rey que el César.

-PILATOS: Escuchad, les voy a proponer algo. Como es costumbre, en la Pascua, se suelta un reo; ustedes tienen derecho a escoger. Soldados, traigan a Barrabás.......(pausa)..... a quién quieren que suelte, ¿a Barrabás que es un asesino o a Jesús?

-TODOS: Suelta a Barrabás, a Jesús crucifícalo.

-PILATOS: Y ¿qué hago con Jesús?, por lo visto, ustedes tienen bastante envidia.

-TODOS: !Crucifícale, porque se ha hecho llamar Hijo de Dios!, y según nuestra costumbre y nuestra ley, él debe morir.

-PILATOS:.... (se dirige a Jesús...) dime, ¿de dónde eres?, ¿a mí no me contestas?...... no sabes que tengo autoridad para condenarte o para darte la libertad?

+JESUS: No tendrías autoridad sobre mí sino te hubiera venido de lo alto,m por eso, el que me entregó a ti, tiene mayor pecado.

-TODOS: Si lo dejas libre, no eres amigo del César, porque el que se proclama rey, ese, es enemigo del César.

-PILATOS: Tomen ustedes y crucifíquenlo, ya que ese es su deseo, yo no encuentro delito en él. Mujer, tráeme agua para lavarme las manos....... (se levante y se dirige al pueblo)..... Pueblo de Jerusalén, pongan atención: yo soy inocente de la sangre de este justo.

-TODOS: !Que caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!

-PILATOS: Tómenlo y llévenselo, allá ustedes. Además llévense a Dimas y a Gestas, que son unos ladrones, y crucifíquenlos junto a él.

-TODOS: !A la cruz! !a la cruz!.............(suenan los tambores, y la guardia toma sus caballos).................

A continuación

 

SE INICIA EL CAMINO AL CALVARIO

 

CAMINO AL CALVARIO

PRIMERA ESTACIÓN (Después del juicio de Pilatos)

CRONISTA: Fue oprimido, y él se humillo y no abrió la boca. Como un cordero fue llevado al matadero y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca. Fue arrestado y llevado a juicio sin que nadie se preocupara de él (Is. 53, 7-9)

MEDITACIÓN: Jesús fue humillado y oprimido por nosotros. Por defender la verdad y la justicia fue condenado a muerte. ¡Cuántos en el mundo y sobre todo en latinoamerica, como Jesús, también han sido condenados a muerte por defender la verdad y la justicia, por luchar para que en sus pueblos se de una vida más humana, más justa y más fraterna.

Cristo nos invita hoy al compromiso de trabajar por su Reino, que es reino de fraternidad, de paz, de justicia y de amor, hasta la muerte, como él.

ORACIÓN: Padre Santo ayúdanos a seguir a Jesús, para que también nosotros sepamos entregar la vida en favor de los demás, te lo pedimos por Cristo, Nuestro Señor...

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

SEGUNDA ESTACIÓN: JESUS CARGA LA CRUZ

CRONISTA: Y con todo , eran nuestras dolencias las que el llevaba, y nuestros dolores los que él soportaba (Is 53, 4) «Si alguien quiere ser mi discípulo que renuncie a sí mismo, que lleve su cruz diariamente y que me siga». (Lc 9, 23)

MEDITACIÓN: Jesús carga con la cruz de todos los hombres, porque nos ama, y por amor a dado la vida por nosotros. El nos dice que si queremos ser sus discípulos debemos cargar la cruz y seguirlo; cargar con nuestra cruz es:

- Luchar por la paz y la unión en nuestra familia.

- Buscar como conocer la palabra de Dios para hacer su voluntad.

- Dar ayuda y estar siempre al lado de los necesitados.

- Poner nuestro esfuerzo y entrega para que nuestro pueblo sea más unido y tengamos más amor.

ORACIÓN: Padre Nuestro, danos tu fuerza para practicar la salvación, cargando cada día la cruz de la entrega, del perdón, la cruz del esfuerzo por los demás, y así, seguir a Jesús; escúchanos por Cristo Nuestro Señor...

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

TERCERA ESTACIÓN: JESUS CAE POR PRIMERA VEZ

CRONISTA: «Pues ciertamente, fue crucificado en razón de su flaqueza, pero, está vivo por la fuerza de Dios. Así también nosotros somos débiles en él, pero viviremos en él por la fuerza de Dios» 2Col. 13, 4).

VERDUGO: ¡Vamos levántate rápido!, que no vez que ya es hora de llegar.

MADRE DE CLEOFAS: Déjenlo descansar. Señor, mira nada más como te han maltratado esos ingratos.

MEDITACIÓN: Muchas veces caemos en la vida. La debilidad y el egoísmo nos ganan y pensamos más en nuestros intereses que en el bien de los demás, y por eso, a veces:

- No sabemos respetar ni comprender a nuestras mujeres.

- No sabemos ser buenas autoridades que miran por el bien del pueblo.

- No sabemos acompañar a los enfermos, ayudándolos hoy consolándolos.

- No sabemos elegir a nuestras autoridades.

- No sabemos ocuparnos del bien del pueblo.

- No sabemos vivir como hermanos.

ORACIÓN: Padre Bueno y Misericordioso, estamos ante ti, con nuestras caídas y debilidades, y queremos decirte que nuestra voluntad no es quedarnos caídos, sino que queremos levantarnos a luchar en la vida por seguir a tu Hijo, Jesús, que supo dar la vida por los demás. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor...

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

CUARTA ESTACIÓN: JESUS ENCUENTRA A SU MADRE

SOLDADO: ¡Quítense mujeres que estorban!

MARÍA: Hijo mío, ¡que ingrata es la humanidad, hasta donde te a llevado tu amor!

JESUS: Sí, madre pero no llores, es la voluntad de mi Padre. Ayúdame a salvar a los hombre.

MARÍA: No quiero que mueras hijo mío, pero si es la voluntad de Dios, que sea lo que él quiera.

CRONISTA: «Y una espada atravesará tu alma» (Lc 2, 35).

MEDITACIÓN: María fue una mujer pobre y sencilla, vivió siempre atenta a la voluntad de Dios, por eso, sigue también con Jesús el camino de la cruz. Ella conoce sus sufrimientos, sufre con él sin acercarse, sin abrazarle, sin tocarle. Con Jesús, ella también salva al mundo.

Hoy en el mundo existen tantas mujeres que como Jesús son maltratadas, abandonadas y que llevan su cruz. Pero no quiere Jesús que se queden así, quiere que salgan adelante, que sepan defender sus derechos, que no permitan que les sigan dando un trato injusto e inhumano, es decir, quiere que sepan resucitar a una vida nueva con él, como él.

ORACION: Padre, concédenos acercarnos a María la madre de tu Hijo y madre nuestra, para que ella nos enseñe el camino y así podamos acercarnos a Jesús para trabajar por la fraternidad de todos. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo...

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

QUINTA ESTACIÓN: SIMON CIRINEO AYUDA A LLEVAR LA CRUZ

SOLDADO: Soldados, temo que este hombre no llegue con vida, ¡miren, ahí viene ese hombre!

SOLDADO 2: ¡Eh, tu, ven acá!, carga con la cruz.

CIRINEO: Sí señor, yo te ayudo, siento lastima de tus sufrimientos, cuando yo necesite ayuda, ayúdame también Señor y ayuda a todos los oprimidos de sus vicios y por las injusticias de los poderosos.

CRONISTA: «Lo sacaron para crucificarlo y tomaron a un hombre, llamado Simon Cirineo, que era de cirinea y venía del campo... para que ayudara a Jesús a cargar la cruz» (Mc 15, 20-21)

MEDITACIÓN: Desde el día de nuestro bautismo, nos comprometimos a vivir como hermanos ayudándonos unos a otros para trabajar juntos por un mundo más justo, más humano. Mientras allá desunión en nuestro pueblo, mientras se pisoteen nuestros derechos, mientras alguien sufre por la injusticia y la maldad de los demás, no podemos estar tranquilos.

ORACIÓN: Padre Nuestro, ayúdanos a unir nuestras fuerzas, a unir nuestras voluntades y así formar la fraternidad que tú nos pides a los cristianos, para seguir el camino de Jesús, que es un camino de amor y confianza mutua. Por Cristo nuestro Señor...

 

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

SEXTA ESTACIÓN: LA VERONICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESUS

VERONICA: Señores, permítanme limpiar el rostro de mi Señor.

SOLDADO: Largo, no nos entretengan.

VERONICA: Sí, permítanme por favor señores. Señor, cuanto me pesa tus sufrimientos... ¡Oh, sea gravado tu rostro! Grava en mi pecho tu rostro sufriente para entender a mis hermanos sufrientes y sepa curar sus heridas.

CRONISTA: «Llevamos siempre en nuestro cuerpo el sufrimiento de Jesús, para que la vida de él se manifieste en nuestro cuerpo» (2Co. 4, 10).

MEDITACIÓN: Algunas veces nuestro rostro se parece al de Jesús, cuando:

- Cuando hacemos faenas para ayudar a que nuestro pueblo siga a delante.

- Cuando nos damos tiempo para luchar juntos por la unión de nuestro pueblo.

- Cuando damos parte de nuestra vida para beneficio de los demás.

ORACIÓN: Padre de bondad, ayúdanos a estar siempre atentos a las necesidades de los demás para poder ayudarles sin ningún interés a que salgan de ellas. Por Cristo nuestro Señor.

Padre Nuestro... Ave María... Canto...

SEPTIMA ESTACIÓN: JESUS CAE POR SEGUNDA VEZ

Soldado 1: ¿qué pasa?, levántate, ya casi llegamos.

Cronista: «se ha negado asimismo hasta la muerte y ha sido contado entre los malhechores, cuando en realidad llevaba sobre si los pecados de muchos e intercedía por los pecadores».

Meditación: Jesús ha caído por segunda vez, pero vuelve a levantarse pues el pie que llegar hasta el final, porque el amor a nosotros es muy grande. Quiere llegar hasta el final del camino, no puede quedarse a medias. Su padre le pide que siga adelante.

Nosotros muchas veces en nuestra vida caemos en el egoísmo, vivimos solo para nuestros intereses, vivimos en la injusticia que y maldad, pero Jesús nos enseña a no permanecer caídos, a levantarnos, a convertirnos, a volver a él, a cambiar de vida, seguro de su salvación.

Oración: padre nuestro, por tu hijo Jesús concédenos que sepamos levantarnos de nuestras caídas, seguros de tu perdón y misericordia. Pero pedimos porque hizo nuestro señor...

Padre nuestro... Dios te salve María... canto...

OCTAVA ESTACIÓN: JESÚS ENCUENTRA A LAS MUJERES

Mujeres: (sin palabras, sólo lloran)...

Jesús: no yo he por mí, lloran por ustedes y por sus hijos.

Cronista: «lo seguían muchísima gente, especialmente en mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por el» (Lc. 23,27) «¿por qué vez que la paja en el ojo ajeno y no adviertes la va qué está en el tuyo; cómo puedes decir a tu hermano: hermano, deja me quita que la paja que tienes en el ojo, cuando tu no adviertes la viga en el tuyo? Hipócrita, quita primero la viga de tu ojo y luego tratarás de quitar la paja que hay que en el veto hermano. (Lc 6,41-42)

Meditación: cuando oímos la pasión de nuestro señor, cuando vemos la crudos, cuando a asistimos a la viacrucis nos compadecemos y decimos: pobrecito, cuánto sufrió. A veces llevamos ofrendas y hacemos mandas al crucificado. Pero esto no es lo que más le interesa a Jesús, Jesús lo que quieren es que cambiemos de vida. Él necesita nuestra vida, nuestra responsabilidad para trabajar por el bien del pueblo, queriéndonos y ayudándonos como hermanos.

Oración: señor, perdónanos por qué muchas veces sólo nos acercamos a tí para cumplir nuestras promesas, para llevarte flores y ofrendas, pero no cambiamos de vida, no nos preocupamos por vivir, como a ti te gusta. Por Cristo nuestro señor...

Padre nuestro... Dios te salve María... canto...

NOVENA ESTACIÓN: JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Soldado 1: ¡mira! ¿Ya no puedes, que pasó, no que eras tan fuerte?, ¡levántate!

Cronista: «Pedro empezó a decirle a Jesús: aún que todos te abandonen y dejen de creer en ti, luchó nunca vacilaré. Yo te ha seguro que esta misma noche, antes de que cante el gallo me habrás negado tres veces, respondió Jesús. Pedro le dijo: aún que tengan que morir no renegaré de ti; y todos sus discípulos vez y a lo mismo» (Mt 26,33-35)

Meditación: otra vez Jesús cae, los soldados se gozan golpeándolo, el, no se mueve; a Jesús casi se le terminan las fuerzas, pero hay que seguir, seguir adelante. Nosotros en la vida caminamos también con muchos trabajos, a cada momento caemos, pero al igual que Jesús debemos levantarnos, porque sabemos que Dios, nuestro padre, es bueno y misericordioso que nos perdona si entre nuestras flaquezas ante las tentaciones.

Oración: padre, tu e vez el Dios de la esperanza, tunos a más con un amor inmenso y tu ni se corte ya que es muy grande, ayúdanos a no desanimarnos con nuestras caídas, ayúdanos a tener confianza en ti. Te lo pedimos por Cristo nuestro señor...

Padre nuestro... Dios te salve María... canto...

DECIMA SEGUNDA ESTACIÓN. JESÚS MUERE EN LA CRUZ

CAIFAS: ¡Eh!, ¿porque ponen ese letrero?, quítenlo porque que el no es el rey de los judíos, él lo dijo, pero no es cierto.

Pilatos: lo he escrito, está escrito está.

Jesús: (con voz patente)... todo que está consumado, en tus manos en comiendo mi Espíritu.

Anas: ¡está temblando que, está temblando!... (todos corren)... (menos Anas que y Caifas)...

Caifas: déjalos que corran como chivos están de punto

Cronista: «yo les he amado a ustedes, como mi padre me ama a mí, permanezcan en mí amor... ahora les doy el un mandamiento nuevo: que amanse unos a otros como yo los he amado. No hay amor más grande que el dar la vida por sus amigos» (Jn 15,9-13).

Meditación: Jesús murió como un criminal, acusado de hereje, como uno que reniega de su país, murió en la deshonra y en la traición. Todo esto, por depender la causa de los pobres y oprimidos.

Hoy mueren en el mundo personas que como Jesús han entregado su vida por los demás Terminan en los hospitales sufren personas que no tienen dinero para curarse; muchas personas sufren de soledad y dolor, otros, vive en las cárceles pagando crímenes que no cometiera; muchísimos viven en la miseria, en la injusticia. Todas estas personas pasan en la vida por el calvario de Jesús. Nosotros también veremos andar la vida por los demás, aún que tengamos que pasar, como Jesús, por el dolor y la muerte.

Oración: Dios nuestro padre, ayúdanos a saber dar la vida por nuestros hermanos. Ayúdanos a buscar con entusiasmo tu palabra, para qué tu no se enseñes el camino. Por Cristo nuestro señor...

Padre nuestro... Dios te salve María... canto...

DECIMA TERCERA ESTACIÓN: MARÍA RECIBE EL CADAVER DE SU HIJO

Nicodemo: señor gobernador, quiero que me permitas bajar el cuerpo de Jesús para sepultarlo... (canto: el amigo, padre nuestro)...

Pilatos: si anciano, recógelo.

Cronista: «vinieron entonces los soldados y les quebraron las piernas a primero y al otro que estaban crucificados. Pero cuando llegaron con Jesús vieron que ya estaba muerto, por eso no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le abrió el costado de una lanzada, y al instante, salió sangre y agua». (Jn 19,32-34).

Meditación: María, nuestra madre, recibe el cadáver de su hijo. Todas las madres que han visto morir a un hijo saben lo que sienten en esos momentos.

María le dijo a Dios que si, que ella, quería hacer su voluntad, que ella si quería hacer la madre de Jesús. Y el dolor tan grande que tiene ahora, es la consecuencia de su entrega a la voluntad de tíos.

María quiso ser con Jesús solidaria y comprometida en la salvación de los hombres. Ella conoció de cerca el gran amor de su hijo, conocido muy bien su corazón, por eso, puede enseñarnos a conocer bien a Jesús, para poder lo seguir.

Oración: padre nuestro, gracias por darnos a María, tu madre, que quiso cooperar con nuestra salvación haciendo si entre tu voluntad. Ayúdanos, a nosotros, pecadores, a hacer sólo lo que tí que gusta, al igual que María. Pero pedimos por Cristo nuestro señor...

Padre nuestro... Dios te salve María... canto...

DECIMO CUARTA ESTACIÓN: JESÚS ES PUESTO EN EL SEPULCRO

Caifas: gobernador, interés poner guardias que vigilen el sepulcro, porque él dijo que resucitaría, pero si no hay guardias, pueden robar su cuerpo y engañarnos que ha resucitado.... (llega Judas)...

Judas: señores del sanedrín, he pecado entregando sangre inocente.

Anas: a nosotros que nos importa, es cosa tuya.

Judas: ahí está su dinero, me está quemando.

 

Caifas: todo el tonto, lárgate... (sale Judas y se ahorca)...

. Apostoloteca

Apostoloteca
webmaster@apostoloteca.org